LA CANCIÓN Y EL VIDEOCLIP DE HOY: EVERY BREATH YOU TAKE, DE THE POLICE.

Este clásico de la historia del pop rock figura situado en la posición ochenta y cuatro de la lista de las quinientas mejores canciones, según la revista musical Rolling Stone y quizás sea una de las más escuchadas de todos los tiempos.

Fue lanzada como tema principal del LP de 1983 “Synchronicity”, quinto y último álbum del trío británico, cuya grabación llegó a peligrar seriamente, vistas las frecuentes peleas entre Sting y Stewart Copeland, como preludio de una ruptura que no consiguió impedir el rotundo éxito que iban a obtener con su trabajo.

Muchos aún nos lamentamos de aquel abrupto fin de una banda que fue una de las mejores desde finales de los años setenta hasta mediados de los ochenta, tras vender cerca de doscientos millones de discos.

Ciertamente nunca te cansas de escuchar Every breath you take, canción favorita para muchas personas y tantas veces reproducida en la radio, al tiempo que incluida en multitud de anuncios, series y películas o versionada por otros artistas, como el rapero Puff Daddy.

Pero siendo considerada como una de las baladas más bellas de la historia, es evidente que no todos han sabido captar el sentido de la composición de Sting.

Y es que lejos de ser una inocente canción romántica, se corresponde con una tortuosa declaración de amor, en la que una persona que ha sido dejada por su pareja, delata su obsesión por su ex, a la que piensa vigilar y controlar en todo momento para poder recuperarla, evidenciando unos enfermizos celos y una naturaleza posesiva hasta el extremo.

Desgraciadamente, la letra de Every breath you take no dista de la realidad de muchas situaciones en las que los amores no son correspondidos, cuando uno ha dado por finalizada la relación y el otro insiste hasta el hostigamiento, lo que necesariamente convierte en tóxico cualquier intento de reanudar dicha relación.

Y una letra de tal calibre, más allá de metáforas poéticas o hipérboles literarias tan frecuentes en las imaginativas creaciones musicales, de ser enviada tal cual a una ex pareja que no desea retomar una relación, constituiría una prueba autoinculpatoria que debería ser aportada con la correspondiente denuncia por acoso, en aras de solicitar una orden de prohibición de comunicación y aproximación.

Resulta significativo que Sting compuso esta canción en plena crisis con la que entonces era su mujer, Frances Tomelty.

No en vano, el matrimonio se divorciaría poco después del lanzamiento de la canción, cuando The Police obtuvo con Every breath you take el premio Grammy a la mejor canción del año, en la edición de 1984.

Como el propio artista reconocería posteriormente “ creo que estaba pensando en el Gran Hermano, vigilancia y control” ; “ producto de mi total deseperación” ;“ una canción muy, muy fea y siniestra y que la gente la ha confundido con una pequeña y dulce canción de amor.»

Every breath you take fue igualmente uno de los vídeos más emitidos en su día, cuando la cadena musical MTV arrancaba con fuerza y pese al tiempo transcurrido, sigue siendo considerado como uno de los mejores de la historia.

El vídeoclip fue filmado en blanco y negro por Godley & Creme, dúo que intercalaba su labor músical con la dirección de vídeos para conocidos grupos como Ultravox, Yes, Duran Duran o Frankie Goes to Hollywood, aparte de The Police.

Sus imágenes rezuman un estilo clásico de elegancia y buen gusto y nada tienen que ver con la profunda y desgarradora letra de la canción, al mostrarnos al trío tocando en un oscuro salón de baile, acompañado de un pianista y una sección de cuerda, mientras que con cierta parsimonia, un hombre limpia una ventana detrás de ellos.

Como siempre, te trasladamos traducida al castellano, la letra de una canción que habla por sí sola, sin ambages:

Cada aliento que tomes,

cada movimiento que hagass,

cada atadura que rompas, cada paso que des,

te estaré vigilando.

Todos y cada uno de los días,

y cada palabra que digas,

cada juego que juegues, cada noche que te quedes,

te estaré vigilando.

Oh, ¿no puedes ver

que tú me perteneces?

cómo duele mi pobre corazón

con cada paso que das.

Cada movimiento que hagas,

y cada promesa que rompas,

cada sonrisa que finjas, cada parte que reclames

te estaré vigilando.

Desde que te has marchado estoy perdido sin un rastro,

sueño por la noche y solo veo tu rostro,

busco alrededor, pero eres tú lo que no puedo reemplazar,

me siento tan frío y anhelo tu abrazo.

Sigo llorando nena, nena, por favor.

Oh, ¿no puedes ver

que tú me perteneces?

cómo duele mi pobre corazón

con cada paso que das.

Cada movimiento que hagas,

y cada promesa que rompas

cada sonrisa que finjas, cada parte que reclames,

te estaré vigilando.

Cada movimiento que hagas, cada paso que des,

te estaré vigilando.

Te estaré vigilando

-Cada aliento que tomas, cada movimiento que haces –

-Cada atadura que rompas, cada paso que des –

Te estaré vigilando

-Cada uno de los días, cada palabra que digas-

-Cada juego que juegues, cada noche que te quedes-

Te estaré vigilando

  • Cada movimiento que hagas, cada promesa que rompas-
  • Cada sonrisa que finges, cada parte que reclames-

Te estaré vigilando

-Cada uno de los días, cada palabra que digas-

-Cada juego que juegues, cada noche que te quedes-

Te estaré vigilando

-Cada aliento que tomas, cada movimiento que haces –

-Cada atadura que rompas, cada paso que des –

Te estaré vigilando

-Cada uno de los días, cada palabra que digas-

-Cada juego que juegues, cada noche que te quedes

Entradas relacionadas

Dejar una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies